Los colores visualizados desde cualquier medio digital están expuestos a variaciones en el detalle del color debido a factores como la iluminación en la toma de la fotografía, o la configuración del monitor desde el que se muestra.

Los nombres que les damos a cada color son totalmente subjetivos y solo son una denominación de la referencia del color a nivel orientativo.